miércoles, 17 de septiembre de 2008

Como se convence a un pueblo

Lo peor de haber convertido a Hitler en el único Satán de nuestro siglo es que la mayoría cree que ya no le hace falta conocerlo. Nos basta con no parecernos a él. Kershaw se ha dedicado a estudiar los hechos a fondo.
El desprecio de Hitler por los asuntos teóricos, junto a su percepción de los límites de la doctrina ideológica a la hora de ganarse a las masas, quedó claro en un discurso pronunciado en privado en 1926, ante el selecto público del Hamburger Nationalklub. «Sobre todo», manifestó, «uno tiene que desechar la idea de que se puede satisfacer a las masas con conceptos ideológicos. La comprensión constituye una plataforma poco firme para las masas. La única emoción estable es el odio».
Ian Kershaw. "Adolf Hitler"

2 comentarios:

manuespada dijo...

En realidad Hitler es el satán del siglo XX porque en realidad a muchos les resulta fascinante que alguien como él aglutinara a millones de alemanes y les llevara a hacer muchas de las cosas que hicieron, unido a una estética de masas, a unos uniformes llamativos y a una estética exhibicionista basada en la propaganda, una propaganda que sigue calando hoy en día. Otros satanes como Stalin o Pol-Pot no tuvieron ese garn aparato estético y de altavoz alucinate de masas que tuvo/tiene Hitler. Ahora, Hitler, de filósofo, poco, quizá más de psicólogo de masas.

Jose C. dijo...

Bueno, está claro que no todo el mundo está desinformado sobre la cuestión.